Marketing Emocional

Actualizado: 9 de jun de 2019



Somos seres emocionales. Cada persona responde a una misma situación de forma diferente. El Marketing emocional trata de establecer una situación favorable por parte de una persona hacia un producto o servicio. En la mayoría de las ocasiones este proceso trasciende las barreras de la lógica. Es ahí donde entra en juego el marketing emocional  intentando conectar una marca, servicio, o experiencia con una emoción. Esto tiene resultados muy positivos si además hablamos de productos de compra impulsiva, como, por ejemplo, la elección de unos caramelos frente a otros en el momento de su compra.

La conexión marca-individuo es compleja y requiere tiempo, moviéndose en el terreno deseo y necesidad apelando al yo emocional.

¿Cómo apelar al marketing personal?

Para explotar el valor del marketing emocional es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:


1- La Personalidad de tu marca.

El futuro cliente debe sentir tu esencia como marca. ¿Quién eres?, ¿qué intenciones tienes?, ¿qué puedes hacer o pretendes hacer por él?… Debe sentirse identificado con los valores de tu marca. Lo peor que te puede pasar es que seas totalmente neutro, sin alma, sin corazón.


2- La atención y relación que tendrás con tus clientes.

Los posibles clientes deben percibir que como marca te molestas, te involucras por ellos: Conoce sus intereses, inquietudes y necesidades.

El cliente te debe sentir accesible y cercano. Uno de los valores que más destacan es la disponibilidad total, como la atención 24 h en redes sociales.


3- Tus valores.

Los valores que transmitas deben tener un carácter diferencial si quieres ser competitivo, ¿por qué tú? Analiza bien tus valores, pues te pueden hacer despegar o cargar con un lastre.


4- Planifica

Analiza al detalle a tus clientes y averigua qué esperan de ti. Analiza a tu competencia y la situación social existente para saber en qué terreno te estás moviendo: cuáles son tus puntos fuertes y los débiles de tu competencia.


5- ¿Cuál es tu producto o servicio?

Adquirir un cuadro o una joya es mucho más emocional que comprar una sartén o una lavadora.

Aun así, todas las decisiones de compra tienen su parcela emocional. Plantéate qué espera el usuario de tus productos, y cómo puedes conectar un valor para que se sienta mejor. Que sea algo más que una sartén! Que vaya más allá del mensaje lógico de “es una sartén” y valga más para el cliente. Encuentra esa conexión!

Cuando el producto seas tú, cuida tu imagen, trato y comunicación no verbal. Consigue que el cliente se sienta cómodo y tranquilo en tu presencia. Que sepa que cumplirás sus expectativas y lucharás por él. Cuida la vestimenta, los colores, perfumes, etc.

El marketing emocional no es nuevo, pero ahora tenemos más herramientas, conocimientos y canales para sacarle el mejor partido!

26 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo