¿Contratar una productora audiovisual o un amateur?

Actualizado: 20 de may de 2020

La pregunta está en el aire, ¿es conveniente ponernos en manos de un profesional o debería arriesgarme a contratar a alguien con muchísima menos experiencia? En general, te va a convenir más ponerte en manos de una productora audiovisual, y te vamos a contar por qué. Un profesional o empresa como es nuestro caso, va a poder interpretar mejor la idea que quieres transmitir, y dejar claro en la hoja de encargo todos los puntos necesarios para que el trabajo resulte de tu entera satisfacción y sin que queden cabos sueltos ni te encuentres con sorpresas de última hora.




Para evitar problemas, se concretan todo tipo de aspectos, como: duración exacta del vídeo, que planos exteriores y planos interiores se introducirán, que historia se desea transmitir y cómo se quiere contar: entrevistas, voces en off, se fija la fecha de entrega, la calidad en la que se va a editar, etc. Si lo que está en juego es la imagen de tu empresa, lo mejor es que acudas a un buen profesional. Y hazte a la idea de que si lo que quieres es un vídeo barato, lo barato sale caro, en el mundo audiovisual, como en cualquier otro ámbito, salvo raras excepciones. La edición es un punto muy importante en la producción de todo trabajo audiovisual. Es uno de los procesos vitales de la construcción de un buen vídeo, donde se termina de dar sentido al encargo del cliente. El diseño de los gráficos, las correcciones de color y de sonido son esenciales para que el trabajo quede al gusto del cliente; y eso para nosotros es fundamental en cada encargo en el que intervenimos. Por otro lado, la calidad del material generalmente es mejor que la de un amateur. Eso es así porque en las productoras hacemos una gran inversión en equipamiento de última generación: cámaras, focos, micros,... La diferencia de calidad puede ser enorme, tanto en imagen, como en sonido, las diferencias son muy notables, de un objetivo de calidad a uno de inferiores prestaciones.

Por lo tanto, ya sabes: si lo que quieres es algo bueno, fiable y acorde a tus necesidades, la mejor opción es que te pongas en manos de un profesional o una productora audiovisual. Si por el contrario, quieres arriesgarte y probar con alguien amateur,... asegúrate al menos de que haya realizado previamente varios trabajos de calidad. En ambos casos te recomendamos que revises siempre el portafolio, para asegurarte de tomar una buena decisión.